Tips para manejar el estrés en la preparatoria

Entre mantener buenas calificaciones, estudiar para los exámenes y participar en actividades extracurriculares, muchos estudiantes de preparatoria sufren de estrés.

estrés en preparatoria
Situaciones estresantes para estudiantes

El mal manejo del estrés en la preparatoria puede ocasionar que los estudiantes se agoten en el punto más crítico de su trayectoria académica.

Si bien es totalmente normal y saludable tener metas altas y actividades variadas en la preparatoria, el estrés y la fatiga constantes son señales de que es hora de dar un paso atrás y volver a evaluar la lista de prioridades.

Los estudiantes de preparatoria que trabajan demasiado sus límites están en riesgo de padecer síndrome de fatiga crónica. Este término se usa para describir el agotamiento completo y la falta de motivación que se deriva del estrés prolongado y las demandas excesivas.

Conoce algunos tips para manejar este tipo de estrés en la preparatoria

Determina lo que más importa

La preparatoria no tiene que sentirse como un acto de equilibrio imposible. Si bien puede ser tentador unirse a cada club y actividad que se encuentra, inscribirte en todo no es lo más inteligente.

Un programa tan repleto no solo contribuirá a altos niveles de estrés, sino que tampoco es la mejor estrategia para cuando tengas que preparar tus futuras solicitudes universitarias.

Intégrate solo a actividades que realmente te gusten. Este enfoque de calidad sobre cantidad te ayudará a mantener tu agenda bajo control y te permitirá dar todo de tu parte en tus responsabilidades.

Separa tiempo para ti

Con las demandas académicas diarias, es fácil que te olvides de otras cosas importantes como el tiempo para ti mismo. Siempre conserva un par de horas de relajación y cuidado personal para recargarte de energía y trabajar de manera más eficiente durante el día escolar.

Aprende a decir no

Entre las reuniones familiares y los encuentros con amigos, la temporada de vacaciones puede ser muy abrumadora para los estudiantes, especialmente cuando los exámenes finales y los plazos de solicitud también están en su radar.

Antes de confirmar tu respuesta con un “sí” a cada invitación, revisa tu agenda y determina qué eventos pueden funcionar de manera realista con tu escuela y el horario extracurricular. Nadie espera que llegues a todas las salidas, así que no te presiones a ti mismo.

Pide ayuda cuando la necesites

Si estás batallando con tu carga escolar o sientes que te atrasas seriamente en tus tareas y proyectos, puede ser el momento de buscar orientación.

Dependiendo de tu situación y la fuente de tu estrés, trata de hablar con tus padres y maestros. Una preparatoria de calidad, siempre cuenta con departamento de orientación académica y apoyo psicológico, listos para ayudar a sus estudiantes.

La preparatoria es una de las etapas más importantes en tu formación académica, vale la pena que recorras este camino con una actitud asertiva y efectiva para sacar el mejor provecho.